Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de Hilda González

Letras del alma...

19 Julio 2014 , Escrito por Dra.Corazon Etiquetado en #Especiales

Hay letras que componen un baile, y no precisamente de la mano, sino del alma; porque son aquellas que vienen con acordes de lo más profundo del ser, al ritmo de toda una mezcla de sentimientos con la esencia pura de la libertad. Son letras que simulan alas, porque ellas te elevan a un vuelo aventurero, quien escribe sabe que es el alma la que vuela, cuando el cuerpo quiere hacerlo... Escribir es el arte de dar rienda suelta al sentimiento y al corazón, donde el papel es cielo abierto y la tinta son alas para escapar a ese lugar, donde la realidad y la fantasía pueden mezclarse sin alterar el entorno, donde el elocuente tiempo traspasa sus fronteras va y vuelve de pasado a presente, reinventando el futuro. Escribir es ir a ese territorio donde no existen leyes que te prohíban pensar o decir esto o aquello, donde los sueños se hacen tuyos y las verdades se hacen tangibles sin ser de nadie, donde lo imaginario cobra certeza y lo hipotético se hace tan cierto. Escribir es ese mundo donde todo es como lo sientes y no como sucede, donde las vendas se caen, las mentiras se descubren y los misterios se revelan sin que puedan resolverse... Cuando escribes, el alma habla y la razón se calla, es la mano la que escribe y el corazón es el que dicta. Son letras simples que discurren en lo abstracto para dar forma a la compleja realidad de un fondo indescifrable; auténticas en sí mismas, sin errores, sin enmiendas, porque más que eso, son sentimientos vivos que gritan su verdad en un papel. El escritor no pretende explicarse a nadie más que a sí mismo, busca reflejar lo que en sí mismo puede ver... Para mi escribir es liberarme, encontrarme a mi misma en un mapa de letras que develan mi interior, y tal vez mi destino y también mi corazón. Siempre he pensado que las verdades más definitivas las grita el silencio y no las calla el ruido del mundo, pero cosa difícil es atinarle a los silencios tan profundos. Mientras escribo, mi corazón se desnuda y el papel viste con letras de mi alma. Amo escribir, me inspira el vivir, y cuando mi boca se calle porque he de partir, las letras de mi alma hablarán por mí.

Hay letras que componen un baile, y no precisamente de la mano, sino del alma; porque son aquellas que vienen con acordes de lo más profundo del ser, al ritmo de toda una mezcla de sentimientos con la esencia pura de la libertad. Son letras que simulan alas, porque ellas te elevan a un vuelo aventurero, quien escribe sabe que es el alma la que vuela, cuando el cuerpo quiere hacerlo... Escribir es el arte de dar rienda suelta al sentimiento y al corazón, donde el papel es cielo abierto y la tinta son alas para escapar a ese lugar, donde la realidad y la fantasía pueden mezclarse sin alterar el entorno, donde el elocuente tiempo traspasa sus fronteras va y vuelve de pasado a presente, reinventando el futuro. Escribir es ir a ese territorio donde no existen leyes que te prohíban pensar o decir esto o aquello, donde los sueños se hacen tuyos y las verdades se hacen tangibles sin ser de nadie, donde lo imaginario cobra certeza y lo hipotético se hace tan cierto. Escribir es ese mundo donde todo es como lo sientes y no como sucede, donde las vendas se caen, las mentiras se descubren y los misterios se revelan sin que puedan resolverse... Cuando escribes, el alma habla y la razón se calla, es la mano la que escribe y el corazón es el que dicta. Son letras simples que discurren en lo abstracto para dar forma a la compleja realidad de un fondo indescifrable; auténticas en sí mismas, sin errores, sin enmiendas, porque más que eso, son sentimientos vivos que gritan su verdad en un papel. El escritor no pretende explicarse a nadie más que a sí mismo, busca reflejar lo que en sí mismo puede ver... Para mi escribir es liberarme, encontrarme a mi misma en un mapa de letras que develan mi interior, y tal vez mi destino y también mi corazón. Siempre he pensado que las verdades más definitivas las grita el silencio y no las calla el ruido del mundo, pero cosa difícil es atinarle a los silencios tan profundos. Mientras escribo, mi corazón se desnuda y el papel viste con letras de mi alma. Amo escribir, me inspira el vivir, y cuando mi boca se calle porque he de partir, las letras de mi alma hablarán por mí.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post